Un hombre, de espaldas a nosotros, recostado en el típico banco de listones de madera horizontales, con los brazos apoyados y extendidos sobre el banco, transmitiendo seguridad y que está relajado y satisfecho, como si sintiese la satisfacción por el trabajo bien hecho. Todo ello mientras observa tranquila y pacientemente por la ventana de un ferry la inmensidad del mar, y en el horizonte la tierra que deja atrás.

El estímulo de la satisfacción por el trabajo bien hecho.

Quien ejerce funciones de liderazgo, como casi cualquier persona, también necesita algún tipo de estímulo que de alguna manera venga a recompensar su esfuerzo. No obstante, y esto también es aplicable a cualquier persona, no son los estímulos materiales los que mayor motivación, empuje y creatividad nos proporcionan. En muchas ocasiones es la automotivación, y […]

Real Time Web Analytics